Total de visualitzacions de pàgina:

divendres, 25 de març de 2011

Contes càustics: La Mariona

La Mariona sempre va ser una noia de bona família.
A casa eren moltes germanes, gent de missa. Em sembla que una va ser mestra. El noi era més baliga-balaga, però molt bon noi, potser el millor de tots. Feia d’artista.
Recordo que tenien un piano antic, d’aquells de paret, que tocava una tieta seva que n’havia ensenyat. Aquells dits de sarment ranquejaven damunt la grogor de les tecles. Evitava fer-se forta en les notes que desafinaven. Però déu n’hi do com se’n sortia prou i encara. La tieta ensenyava piano a les nenes.
La Mariona va tenir entrebancs de joveneta, quan la van agafar en aquell pis de comunistes, pobreta. Va estar a la presó i tot, i va haver de marxar a fora. Sempre va ser d’esquerres.
El seu marit era molt de la ceba. Una família de gent important, de junta d’entitat, no pas gent de pila. Algun fins i tot havia arribat ben amunt a la política.
La Mariona parlava poc, sovint escoltava i somreia. Els seus ulls sí que parlaven, però mai no entenies ben bé què volien dir.
Mai no vam saber de bo de bo quina feina feia. Deiem que devia ser important, perquè tothom en parlava.
Els havia d’anar prou bé, perquè la brillaven. Es van vendre els dos pisos i se’n van anar a viure en una torre amb jardí a la part alta. Es veu que a ella li anava bé per escriure.
Ara que hi caic, potser sí que escrivia. Encara que mai no li vam llegir res.
Van tenir dues nenes. Eren clavades a la iaia: els ulls d’ametlla, que no els cabien a la cara, i unes pestanyes llargues, molt boniques.
Van anar a una bona escola, en això no miraven prim, i a totes dues els van anar bé els estudis.
Quan es va casar la gran hi va haver molt d’enrenou. Es veu que el seu xicot no feia prou per ella. La nena havia acabat Biologia i el noi només tenia la Formació Professional. Això a la Mariona no li feia cap gràcia i sempre la va neguitejar.
S’havien conegut en un concert de rock. Ell vivia a l’Hospitalet i era cosí d’una amiga de l’institut amb la que la nena sempre quedava.
La Mariona va tenir un bon disgust quan els consogres es van entestar a fer un casament amb convit i tot. Ella que s’havia casat pel civil, en texans i amb un pa amb tomàquet i prou.
La Mariona no hi va anar pas al convit. Encara tenia dignitat, ideals, principis. Ella tenia consciència de classe.

dimecres, 23 de març de 2011

Quiche de espárragos y salmón


Ingredientes:
- 150 gramos de harina de trigo
- Una taza pequeña de aceite de oliva
- Una pizca de sal
- 2 huevos
- Un vaso de leche
- 150 gramos de salmón
- 150 gramos de espárragos verdes
Procedimiento:
Preparar una masa con un chorrito de leche, harina y aceite hasta que no se pegue en las manos. Poner la masa en un molde y meter en el horno a 200 grados durante 5 minutos.
Se baten los huevos, un vaso de leche y una pizca de sal. Cortar los espárragos y el salmón en dados y mezclar.
Verter sobre el molde de la masa ya cocida y hornear durante quince minutos más hasta que esté lista.
Usted puede acompañar con un vino blanco del Penedés (D.O.Cataluña)

サーモンとアスパラガスのパイ



成分:
-小麦粉150グラム
-オリーブオイルの小さなカップ
-塩ひとつまみ
-卵2個
-杯の牛乳
-サケの150グラム
-グリーンアスパラガス150グラム
手順:
準備牛乳、小麦粉のダッシュと油彼らが手につかないまで生地。以下の型に生地を入れ、5分間200度のオーブンに入れる。
これは、卵と牛乳のガラスを破った塩ひとつまみを入れている。カットアスパラとサーモンのキューブとミックスに。
注ぎすべてが調理されるまで、再び15分間オーブンに入れ半分に生地を焼く以上。
あなたはペネデス(カタルーニャ)から白ワインと同行することができます

diumenge, 20 de març de 2011

Cuentos cáusticos: El premio

Ya eran más de las cinco y todavía no había podido pegar ojo. A él estas cosas nunca le habían importado demasiado, pero la edad es traidora.
Quizá sí que le había afectado lo del premio. Recibir honores le parecía una tontería. Ahora les daban como a los churros, y a menudo a los que mandan. Pero su hija le había convencido:
- Papa, tú sí que lo mereces.
Y cosas de esas.
Sólo podían asistir seis invitados. En la sala no se cabría con tanta gente.
Debía dormir como fuese, si no no lo podría soportar. Con la ventana abierta entraban mosquitos. Creyó oir uno por la oreja buena, y parecía tener malas intenciones. Hacía calor.
- No aguantaré la corbata. Quizás iré en mangas de camisa, qué diablos!
La chica no me dejará...
Las seis, y toda la noche en vela! El sueño llegó con el fresco de la madrugada.
La sala era inmensa y llena de gente. Todos iban muy elegantes, como en una boda.
Dos grandes arañas de cristal colgaban del techo altísimo. La alfombra era lo suficientemente ancha como para entrar de tres en tres, y él se veía minúsculo. El traje, era casi nuevo de tan poco como se lo había puesto.
Le situaron en primera fila, con los otros galardonados. Él no se sabía ver en medio de tantas caras que había visto por la tele. Como debía poner las manos? Estiradas a lo largo de los pantalones, o bien cruzadas delante?
Mientras iba probando la postura más adecuada notó una obertura en frente y abajo. La cremallera estaba abierta. Había cruzado toda la sala sobre la gran alfombra y delante de todos con la bragueta abierta!
De repente se vio rodeado de periodistas y el resplandor de los flashes de las cámaras lo deslumbró. Se quería fundir.
La inquietud y esa luz caliente que entraba por la ventana le despertaron. A duras penas se levantó de la cama con un convencimiento:
- No pienso ir, niña!

魚のスープ

六人のための原料:
-頭と新鮮な魚の半分キロ
-大きな玉ねぎのカップル
- 2つのニンニク
- 2つのニンニク紫色
-乾燥して、Nora
-オリーブオイルエキストラバージンオリーブ
-三完熟トマトは良い匂いを作成する
-サフラン
-それを焼いて乾燥したパンの6つのスライス、
-白ワイン、それは良いことだ
-鉱山からの水の5リットル
-海の塩を

準備:
ポット沸騰では水を得た魚の頭は、それが十分に調理される。ひずみスープは、大皿にクールな頭を聞かせて。一度寒さ、区切りの骨や肉のゼリー。
ガーリックオイルのドレン紫色ではなく、燃えて鍋で。タマネギは、トマトを小さく切っすりおろしたニンニクがハッキングの被害に追加します。ソースは良好に保たれているまで、すべては弱火で調理される。そして、彼らはサフランとパルプノラ我々は浸漬時間前を開始置く。
パンは乾燥し、在庫の沸騰に置か潰された。私たちは魚、ゼリー、良い白ワインソース、ピクルスの光線のパン粉です。セーラムは、スープ煮込みます。
白ワインバッティングD.O.に伴われテラアルタ、非常に新鮮。

Sopa de rape

Ingredientes para seis persoas:
- Unha cabeza e un medio quilo de rape fresco
- Un par de cebolas grandes
- Dous de allo
- Dous allo morado
- A seca Nora
- O aceite de oliva extra virxe, olivas
- Tres tomates maduros para facer bo cheiro
- Azafrán
- Seis franxas de pan seco, assando-o
- Un pouco de viño branco, é bo
- Cinco litros de auga de mina
- Sal

Preparación:
Nunha pota fervendo a cabeza de rape na auga ata que estea cocido o suficiente. Coe o caldo e deixe arrefriar a cabeza nunha bandexa. Despois de frío, os ósos separados e geléias de carne.
Nunha pota con aceite de allo morado Doren, non queima. Xunto a cebola pequena cortada, tomate e allo ralado hackear. Todo é cocido a lume baixo ata que a salsa é ben preservado. A continuación, introduza o azafrán ea polpa Nora que comezou unha hora antes da inmersión.
Esmagou o pan seco e engada a ferver co stock. Somos nós as migas de peixe, geléias, nun radio de salsa de un bo viño branco e vinagre. Salem e deixe ferver o caldo.
Acompañado por unha manta de viño branco D.O. Terra Alta, moi fresco.

dissabte, 19 de març de 2011

Cuentos cáusticos: La glorieta

Habían cambiado la hora y oscurecía pronto. Aquello le sacaba de quicio. No entendía como todo el mundo podía aceptar, como si fuera la cosa más normal del mundo, que a las tres fueran las dos.

- Nos tratan como a las gallinas!

Le cabreaba que terminara tan pronto el día. Todo era salir del trabajo, e ir a comprar cuatro cosas para la cena, que ya era noche cerrada. Le gustaba sentir que, fuera del trabajo, aún había vida por vivir.

Se había acostumbrado a pasear por la carretera para ir a ver la puesta de sol. El otoño apenas acababa de empezar y el cielo ofrecía tantos colores como él era capaz de imaginar. El violeta de las nubes se recortaba en una luz inmensa que se apagaba, poco a poco, y matizaba las tonalidades del púrpura, del turquesa, del naranja ...

Cogía el camino de las crestas, el más viejo de los caminos del término, porque pasaba por arriba de los viñedos y le ofrecía el mejor mirador.

Aquel atardecer debía durar poco. Seguro que se le haría de noche en la Glorieta.

De la Glorieta, había oído hablar a una vieja del pueblo. Decía que, antes, en aquel lugar se reunía la juventud de los pueblos de alrededor para bailar y festejar en las noches de vendimia. La vieja era muy vivaz. Parece ser que de joven había sido muy festera.

Pero de la Glorieta ya sólo quedaba el rastro del recuerdo de aquella vieja, que ya hacía años que había muerto, la pobre. No había oído hablar de ella a nadie más, y de hecho, llegó a pensar que, lo de la Glorieta, sólo serían cuentos de aquella mujer.

El sol se apagaba y la noche se hacía señora de todo el término. Por suerte conocía bien los caminos. Los habría caminado a ciegas si le hubiera sido necesario, pero aquella noche no le haría falta, porque la luna era llena, o casi.

Soplaba un airecillo que, apenas, movía las hojas de los almendros. Sintió un rumor ahí abajo. Un jabalí, pensó. Pero, al poner más atención, adivinó que se trataba de gente. Y no de uno ni dos, sino de una pandilla.

Se acercó y vio luz. En un claro había mucha gente que charlaba bajo farolillos que habían colgado de los árboles. Había quienes estaban sentados en unas sillas. En ese momento sonó música, un acordeón y un jazz band, y hubo parejas que se pusieron a bailar.

Habían dispuesto unos tablones de madera encima de unas cajas. Servían aguardiente, vino, mistela y limonadas.

Se acercó. Quien atendía el bar era un hombre corpulento que lucía un mostacho generoso. Le conocía. Lo había visto muchas veces, pero no recordaba ni dónde ni cuándo.
- ¿Qué será?

- Una “barrecha”

Lo dijo sin pensar. Las palabras le habían salido solas de la boca, sin que él las pudiera dominar. El del acordeón apretó fuerte el fuelle y, un golpe de bombo dio por terminada la danza.

Al otro lado, sentada en una de las sillas, había una chica que le llamó la atención.
Fue a encontrarla. Sonaban los primeros compases de un vals-jota.

- ¿Bailamos?

Tampoco dominaba las palabras. Pero ella se levantó y le ofreció la mano. Los pies bailaban solos, y ella le miraba con picardía.

Bailaron y bailaron hasta que amaneció. El tiempo pasó en un suspiro. Eran las seis, que eran las siete, y aún quedaba vida por vivir.

En su mirada pudo reconocer la vivacidad de la festera.

divendres, 18 de març de 2011

Pregó de les Festes de Sant Josep Oriol 2011 Festa Major del barri del Pi



Salut
en aquesta tarda de festa.

Salut i gràcies
a la gent de les associacions,
a les veïnes
i als veïns del barri,
a la bona gent
de Barcelona
que hem baixat
a celebrar
les festes
de Sant Josep Oriol,
la festa
del barri del Pi.

Les festes són
una de les coses
més extraordinàries
que sabem fer
la gent de Barcelona.

Ho hem après a fer
a casa,
a la colla,
al barri,
i ho sabem inventar
cada vegada
que ens trobem
per imaginar
l’espai de pau
i de treva
en la nostra vida
de cada dia,
un temps diferent,
per compartir
moments de felicitat.

La festa
és un temps
on hi caben
les llibertats col•lectives,
un moment
on són permeses
les diferències
sense desigualtats.

Un espai
on s’inclouen
els marges
i on tothom
tenim un paper
en la societat
que la festa recrea
en cada mirada,
en cada pas de dansa,
en cada ball dels gegants.

La gent que fem les festes
inventem les tradicions
i construïm els mites.

De les històries sagrades
del passat
en fem contes.

De les històries
del present
en fem llegenda.





Avui, com ahir,
seguim escampant
als quatre vents
les noves rondalles,
per internet.

Al barri del Pi
passen sovint
coses meravelloses.

Cada vespre
que les dones,
i que els homes
i que els joves
es troben al local
de l’associació
per imaginar
com serà la festa,
a cada pas de dansa,
a cada toc de gralla,
a cada passada de la planxa,
es construeix
alguna cosa més
que una il•lusió.

La Festa
de Sant Josep Oriol
arriba quan l’airet
que et ve a la cara
quan tombes
pel carrer de Petritxol
ja duu la olor
de la Primavera,
quan la gent del barri
surt al balcó
a prendre el primer sol,
quan la gent de la botiga
treuen les plantes
a la fresca
i quan,
tot just estens la roba,
que ja és eixuta,
si no plou.

Disset anys fa
que ballen avui
els gegants
i que l’Esbart
fa volar,
com en un sospir,
les seves millors gales.

En fa quinze que en Perot,
morrut i ferreny,
regala monedes.

Un Retaule,
fet a casa per la gent,
ens fa veure
algun “iaio” amb la perruca,
els grallers de serafins,
i els dimonis fent de sants,
recitant en rima fina
la vida dels sants
i dels bandolers:

Un Sant magre i ben coixet,
que pa sec només volia,
xarrupant aigua a galet,
de la font només beuria.

Ell nasqué al carrer d’en Cuc,
però a la Xina s’hi aniria,
si no fos per la salut,
però, mentre levitava, guaria.

Un bandoler d’Oristà,
Nyerro ell, que mai Cadell,
aquell temps per aquí rondava
per fotre bé el Virrei.

Fins el Quixot en parlava:
Roque Guinart, deia ell,
portant trabuc o fusell
glosava sa gesta brava.

Perot en deien aquí,
del Mas de Rocaguinarda,
ajudava a tot veí
robant a la gent covarda.

Mai no el varen atrapar
La bona gent l’estimava.
A Nàpols es va embarcar
i li deien Capità!

Contes, mites i llegendes
que en un dia com avui
es fan presents,
com les històries
que es creuen com a certes.

Ara, més que mai,
importa allò que la gent sentim,
i ara sentim la Festa Major del Pi,
les Festes de Sant Josep Oriol.

Festers,
festeres
Diem ben fort:
Visca la Festa Major!

divendres, 11 de març de 2011

Contes càustics: La candidata


Havien baixat molt en les enquestes. Tothom deia que es fotrien una bona patacada. Fins i tot la Júlia, que no era pas bona en això dels auguris, li ho havia dit amb aquella severitat categòrica de la que només en són capaços els vidents.
- La culpa és dels socis de govern. De ben segur que si no haguéssim hagut de pactar, ara no hauriem de fer front a tanta boira.
Li molestava la incertesa de les urnes. Haver de passar cada quatre anys per l’adreçador del sufragi universal, era un exercici d’humilitat al qual no s’acabava d’acostumar.
I a més a ella li havia tocat anar més enllà del número trenta a les llistes, i no sabia si aquesta vegada sortiria o no.
No patia pel sou de diputada. Tampoc patia pel teletac de les autopistes, ni per les dietes, ni per res d’això. Segur que el partit li trobaria alguna cosa.
L’amoinava passar del càrrec a la Conselleria a la seva nova posició de ciutadana i prou. L’enrabiava que guanyessin els altres. Com li fotia haver de contemplar, impotent, com es malbaratava tota la feina que, amb prou feines, havien començat. Si anaven mal dades, tota l’obra de govern cauria com si es tractés d’un castell de cartes.
Com era possible que la gent no se n’adonés. Que no veiessin com n’eren de nefastos aquells res-amb-sense estirats, que la única cosa que farien en entrar al govern seria aprofitar-se’n.
Ella que s’havia escarrassat a fer quadrar els números, malgrat aquella caterba de funcionaris de carrera. Ella que havia practicat una política de proximitat Ella que havia parlat amb la gent a tort i a dret. Ella que havia trepitjat el territori. Ella que tot ho implementava amb assertivitat!
Com podia ser que aquelles maleïdes enquestes els fossin tan dolentes. Potser no s’havien explicat prou bé? Potser els havia fallat la comunicació, o el marquèting?
Hauria d’haver estat més proactiva i alternar l’eficàcia amb l’eficiència. Potser hauria calgut fer un nou pla estratègic, un pla sectorial o agilitar més els convenis i els consorcis. Qui sap, potser l’eix vertebrador, que amb tant d’esforç havien aconseguit de bastir, es trencaria sense que a ningú no li importés. Potser no havien aconseguit posar en pràctica un programa prou exitós per a la cohesió social i ara la societat els passava factura.
Ara li venia al cap que ja no hauria de conformar factures ni procedir a la incoació de l’obertura d’expedients. Ja no li caldria renovar els acords, ni redefinir la política de subvencions. Ja no hauria d’escoltar les intervencions dels ponents defensant les esmenes, ni els torns oberts de paraules de les comissions de participació ciutadana. Ja no hauria d’anar a les ràdios ni fer declaracions a la premsa, ni llegir aquelles odioses tergiversacions d’allò que ella mai no hauria dit.
Va tenir, per un moment, un sentiment d’emoció que li va alleugir el neguit. Però li va passar tot d’una en veure la imatge del candidat de l’oposició en un cartell enganxat en una tanca de propaganda electoral. Una brigada de neteja l’havia convertit en poca cosa més que una cartolina que anava fent figa, i ara el somriure del polític semblava de paper mullat.
Va mirar de fit a fit aquella imatge decrèpita. Va agafar una glopada d’aire i va suspirar amb desgana.
- Coi de sufragi!

divendres, 4 de març de 2011

Ramón Vinyes, el erudito librepensador catalán de Barranquilla

Artículo con motivo de la estancia de Josep Fornés Garcia en la ciudad de Barranquilla en marzo de 2011.
La figura y la obra de Ramon Vinyes y Cluet (Berga, 8 de mayo de 1882, Barcelona 5 de mayo de 1952) tiene sus orígenes en la cultura de la Renaixença y el entorno político, social e ideológico de la Cataluña de su tiempo.
La Renaixença fué un movimiento cultural catalán que llegó a su esplendor durante la segunda mitad del siglo XIX. Su nombre surgió de la voluntad de hacer renacer el idioma catalán como lengua literaria y de cultura después de los siglos de diglosia respecto al castellano. El estilo de la Renaixença es parecido al Romanticismo europeo, predominio de los sentimientos, la exaltación patriótica y los temas históricos. La lengua utilizada mezclaba cultismos y neologismos con palabras de la cultura popular.
El entorno social del joven Vinyes era convulso. Durante la primera industrialización, muchas familias campesinas catalanas cambiaron el trabajo del campo por el de la fábrica. La cultura del trabajo se tuvo que insertar de forma brusca, con un proceso de adaptación breve, y por tanto vertiginoso y traumático.

La inadaptación fue causa de conflictos sociales, familiares y de pareja. Los nuevos horarios y formas de trabajo afectaron al cuidado de los hijos y los ancianos, y alteraron la armonía de las relaciones humanas.

Criaturas de siete años trabajando en duras condiciones en las fábricas, en ambientes insalubres, respirando humos y productos tóxicos. Gente poco habituada a un horario que no fuera el de sol a sol, se vieron abocados a la explotación más salvaje. La conflictividad social estaba servida.

La falta de condiciones de salubridad en las fábricas y las viviendas facilitaba la propagación de las epidemias: tifus, tuberculosis, etc. El hecho de no disponer de fármacos adecuados -no se había descubierto la penicilina - y que el médico era caro, aumentaba la mortalidad entre los niños y las parturientas. Muchas mujeres se encomendaban a San Ramón Nonato y colgaban exvotos en las iglesias y ermitas como agradecimiento del favor "de una hora corta" y un buen parto. La religión ejercía un eficaz control social.

El ideal burgués de la "mujer madre" y de la "mujer niña", se quiso imponer a las nuevas "campesinas-obreras". La Iglesia combatió la "promiscuidad" de la gente trabajadora con la moral católica del ideal de la "Sagrada Familia". El movimiento Higienista hacía furor, y los médicos y los curas propugnaban un ideal de familia donde la mujer se ocupara de los hijos y de la casa.

Las "camas calientes" de los pisos sobre-habitados eran fuente de crítica de la gente acomodada, parecido a como ocurre ahora con los llamados "pisos patera" de los trabajadores inmigrados en la Europa occidental.

Entre el 26 de julio y el 2 de agosto de 1909 tuvo lugar una revuelta popular en diversos núcleos urbanos e industriales de Cataluña. En un principio esta revuelta obrera se llamaría "La Gloriosa", pero los historiadores y los medios burgueses y clericales la llamaron "La Semana Trágica".

El 13 de octubre de 1909 fue fusilado en el Castillo de Montjuic el intelectual Ferrer Guardia, como represalia ejemplar.

Francesc Ferrer i Guardia, nacido el dia 10 de enero 1859 en una familia burguesa de Alella veintitrés años antes que Ramón Vinyes, fue un pedagogo libertario catalán que recogió la tradición moderna iniciada por Rousseau en el siglo XVIII -contraria a la autoridad y a la visión religiosa de la vida-, para adaptarla al anarquismo y el librepensamiento que florecía en las ciudades industriales.
En agosto de 1901 funda la Escola Moderna, la escuela Moderna, un proyecto práctico de pedagogía libertaria, que le acarreó la enemistad con los sectores conservadores y con la Iglesia Católica, que veían en estas escuelas laicas una amenaza a sus intereses. La Escola Moderna promovida por Ferrer funcionó intermitentemente en Barcelona desde 1901 hasta 1909.
Setenta y siete años antes, Simón Rodríguez, maestro y fiel colaborador del Libertador Simón Bolívar, había ya fundado en 1824 una primera escuela-taller en Bogotá, ejemplo precursor de su idea de Educación Republicana.
Bolívar lo incorporaría al grupo de sus colaboradores más directos. El Libertador lo nombraría "Director de Enseñanza Pública, Ciencias Físicas, Matemáticas y de Artes y Director General de Minas, Agricultura y Caminos Públicos de la República Boliviana".
En 1826 funda la segunda escuela-taller en Bolivia, desde Chuquisaca. Una experiencia precursora de la coeducación entre indígenas y criollos.
En 1828 Rodríguez proclama la necesidad de buscar soluciones propias para los problemas de Hispanoamérica, concepto que sintetiza en una frase: "La América Española es original i originales han de ser sus instituciones y su gobierno y originales sus medios de fundar uno y otro. O inventamos o erramos".
Vientos de libertad soplaban en América ya a mediados del siglo XIX.
Pero en 1909, en la sometida y revoltosa Cataluña continúan soplando otros vientos. Francesc Ferrer se encuentra en Barcelona y es detenido, acusado falsamente por el obispo, desde el mismo púlpito de la Catedral, de haber sido el instigador de la revuelta conocida inicialmente como la Gloriosa, posteriormente los historiadores burgueses y los medios clericales la llamarían la Semana Trágica. Una revuelta anticlerical, tras la cual Ferrer, debido a sus pocas amistades estratégicas y su antigua vinculación con un líder de la revuelta llamado Mateo Morral, fue declarado culpable ante un tribunal militar. A las 9 de la mañana del 13 de octubre de 1909 fue fusilado en el foso de Santa Amalia de la prisión del castillo de Montjuïc en Barcelona.
El joven Ramón Vinyes tenía entonces veintitrés años, era autor teatral i ya vivía en Barcelona hacía tres años.
Joan Maragall, poeta modernista catalán, escribe La Ciutat del Perdó, La Ciudad del Perdón, vituperando el silencio cómplice de los intelectuales catalanes ante el magnicidio del librepensador Ferrer i Guardia.
El 30 de octubre de 1910 se funda en el Salón de las Bellas Artes de Barcelona la C.N.T. Confederació Nacional del Treball, Confederación Nacional del Trabajo, una organización anarcosindicalista que lideró el movimiento obrero catalán hasta la victoria fascista de 1939.

Ferrer, como Vinyes, son en buena medida la antítesis del hombre burgués de su tiempo. Un hombre de su clase, según las costumbres, debería ocuparse de proveer los bienes para la familia mediante el trabajo, sobre todo intelectual. Ostentar la autoridad de la familia. Juicio y arrojo a dosis equilibradas y sólo cuando era necesario.

El hombre burgués debía ser valiente, pero no temerario. Tenaz, elegante, discreto, buen conversador, pero nunca charlatán. Moderado, pero con convicciones. Con ideales, pero con los pies en el suelo. Convencional, pulido, pero viril.

Durante el Modernismo hubo intelectuales que se escaparon del ideal de hombre burgués. Hubo quienes abrazaron los ideales obreristas, siguiendo los pasos de los socialistas utópicos del tiempo del político y músico Josep Anselm Clavé. Algunos también se hicieron llamar anarquistas. Pero la postura más mediática fue la Bohemia. Los artistas y librepensadores modernistas escapaban a medias de la burguesía, como una travesura estética.

Si bien algunos arquitectos apostaron por experimentar con las viviendas sociales, la mayoría trabajaron para la alta burguesía y la aristocracia. El refinamiento estético del Modernismo acabó siendo el que tuvo éxito, el único que gozó de la necesaria financiación para existir y hacerse ver.

La mujer burguesa de los tiempos de juventud de Ramón Vinyes, debía ser discreta, educada, cultivada, pero sin excesos. Nunca debía estar por encima del marido en cultura y criterio. Buena administradora de la casa, buena madre y "buena niña" a perpetuidad. A poder ser debía destacar en las labores de costura, ganchillo, bordado y en las artes culinarias.

La mujer burguesa ideal debería saber tocar un poco el piano y leer lecturas adecuadas. Recibir la visita de las amigas y, sobre todo, tener hijos y cuidarlos.

Debería saber tener conversación, sólo discretamente, pero debería hablar poco.
Debería saber ruborizarse según la inconveniencia del momento.

Durante el movimiento del Modernismo hubo también mujeres que rompieron la norma. Ejemplos de mujeres creadoras catalanas durante el Modernismo fueron Pepita Teixidor, pintora y Carme Karr, pensadora feminista, escritora, musicóloga y periodista.

A la edad de veinte años Ramón Vinyes se va a vivir a Barcelona donde colabora en el periódico El Poble Català (El Pueblo Catalán) y otras publicaciones.
Desde 1904 en que se representaron las primeras obras, su literatura se enmarca en la transición entre el Modernisme y el Noucentisme.
El desarrollo del Modernismo es fomentado en Cataluña por la burguesía, que se siente catalana y es culta y sensible al arte. Esta burguesía ve en esta nueva arquitectura la manera de satisfacer sus ansias de modernización, de expresar su identidad catalana, y de poner de manifiesto de manera discreta su riqueza y su distinción. Antoni Gaudí, arquitecto de la Sagrada Familia de Barcelona, es el máximo exponente universal del Modernismo catalán.
El Novecentismo es la denominación de un movimiento estético, inicialmente artístico y literario, pero extendido a otros ámbitos de la cultura, que se asocia genéricamente a las vanguardias artísticas y literarias de comienzos del siglo XX.
Ramón Vinyes fue un librepensador de izquierdas, dramaturgo, narrador, poeta, periodista, crítico y editor.
Un librepensador es una persona que forma sus opiniones sobre la base de la razón, independientemente de la religión, la tradición, la autoridad y las ideas establecidas, para ser dueño de sus propias decisiones. Este término empezó a usarse para definir a los filósofos franceses ilustrados del siglo XVIII. Las logias de la francmasonería usaban el término para dirigirse a sus propios miembros.
Cabe anotar que Ferrer Guardia, como Bolívar, fue masón. La Gran Logia Nacional de Colombia fundó y mantuvo su primera sede en Barranquilla en 1918.
El término librepensamiento a partir de la Ilustración define una actitud filosófica consistente en rechazar todo dogmatismo, bien sea de tipo religioso o de cualquier otra clase, y confiar en la razón para distinguir lo verdadero de lo falso. Por este rechazo del dogma religioso, entre los librepensadores encontramos masones, ateos, agnósticos, deístas y racionalistas. Una definición precisa hay que buscarla en el origen histórico del pensamiento revolucionario que dio origen a la Revolución francesa.
El librepensamiento es la base filosófica para el movimiento del Humanismo secular. También es la base pedagógico-filosófica para la escuela racionalista. La educación haría libres a los humanos.
Vinyes, disgustado con el ambiente cultural que le rodea en una Barcelona entre convulsa y clerical, pero bajo una continua ocupación militar dictada desde Madrid, emigra a Colombia en 1913 y se instala en Barranquilla en 1914 donde, hasta 1925, influye en la vida cultural de la ciudad.
En Barranquilla, la ciudad de libres, Ramon Vinyes abre una librería "R Viñas & Co.", con otro socio catalán, Xavier Auqué y Masdeu. Esta librería llegaría a ser un verdadero faro literario en una Barranquilla pionera de las modernidades y lugar de encuentro de la intelectualidad de la Arenosa.
Todavía hoy es recordada la librería -hay gente que afirma vivir "a una cuadra de Donde estaba la librería del sabio catalán". En el futuro este sería el nombre con que Gabo inmortalizaría a Vinyes en un personaje de Cien años de soledad.
En 1917, junto con el escritor Julio Gómez de Castro, funda la revista Voces de Barranquilla, que se edita desde 1917 hasta 1920. Voces pronto se convierte en el principal altavoz de la vanguardia literaria hispanoamericana.
Vinyes abandera la crítica librepensadora contra todo el encorsetamiento moral, estético y academicista de la sociedad colombiana de su tiempo. En sus sesenta números, la revista dará a conocer la vanguardia literaria en la pluma de escritores como Germán Pardo, Hipólito Pereira, Tomás Rueda, Manuel García Herreros, León de Greiff, Vicente Huidobro, José Juan Tablada o Luis Tejada.
El primer correo aéreo de Colombia comienza en Barranquilla, lo que facilitará la difusión de las ideas de Vinyes por todo el país mediante el contacto con los editores de las revistas de la capital.
En 1922 se casa con María Salazar y vuelve, esta vez con su esposa barranquillera, a Cataluña. Pero el día de San Juan de 1923 la librería de Vinyes y Auqué quema en un incendio devastador y tiene que volver precipitadamente.
En 1925 es expulsado del país debido a sus críticas al gobierno desde el diario La Nación. Vinyes vuelve Barcelona ese mismo año y se dedica a una intensa actividad como autor teatral.
Destaca la temática vanguardista de sus obras, en Peter's bar trata abiertamente el tema de la homosexualidad. Quien sabe si hoy día Vinyes se enmarcaría conceptualmente en el movimiento queer?
La palabra “queer” tradicionalmente ha significado en inglés "extraño" o "poco usual," Hoy es un término que sirve para describir una orientación cultural transgresora, o una identidad de género o una expresión de género que no se conforma con la sociedad heteronormativa.
Vinyes vuelve a Barranquilla en 1929 donde continúa su trabajo periodístico y de difusión cultural. Pero pronto tendrá que volver a Cataluña.
Una mañana de junio de 1931 llega al puerto de Barcelona donde es recibido con entusiasmo por una Cataluña que ha proclamado la República.
En su tierra el escritor tendrá que vivir en primera persona la revolución. Hasta el otoño de 1931 colabora como redactor en la publicación Justícia Social, de la Unió Socialista de Catalunya, una formación aliada con Esquerra Republicana de Catalunya en las elecciones, pero que acabaría integrándose en el Partit Socialista Unificat de Catalunya en julio de 1936.
Vinyes se aleja entonces abiertamente del estalinismo soviético y se define políticamente más allá de la izquierda marxista.
También escribe en la publicación l’Esquella de la Torratxa, desde 1931 hasta 1935, y en el órgano de Esquerra Republicana de Catalunya “La Humanitat” en 1932.
Su posicionamiento catalanista, antifascista, antiburgués y republicano se evidencia en las obras que escribe: Ball de titelles, Baile de títeres (1936), Comiats a tenc d’alba, Despedidas al amanecer (1938), Fum als teulats, Humo sobre el tejado (1939), que fue la última obra de teatro catalán estrenada en Cataluña en tiempo normal, antes de la dictadura franquista.
Antes ya había estrenado obras como Llegenda de boires, Leyenda de nieblas (1926), Viatge, Viaje (1927), Quí no és amb mi, Quien no está conmigo (1929) y Peter's Bar (1929)
El 24 de enero de 1939, dos días antes de la entrada de los militares fascistas en la ciudad, el escritor huye de Barcelona y se refugia en Girona con otros intelectuales catalanes.
Pasa dos años en Francia entre París y Toulouse. En febrero de 1940 retorna a Barranquilla, pero esta vez como exiliado político.
Para Vinyes ahora es la cultura la que debe liberar al pueblo, el pueblo soberano de una verdadera democracia popular.
Vinyes trabaja de profesor en un colegio de chicas.
Con José Félix Fuenmayor organizan tertulias literarias donde se reúne la intelectualidad local.
Álvaro Cepeda Samudio, Gabriel García Márquez, Alfonso Fuenmayor, Germán Vargas Julio Gómez de Castro, León de Grieff y Vicente Huidobro, se reunieron en torno a la figura del sabio librepensador defensor de las libertades y la cultura que tenía que hacer libres los humanos.
A partir de entonces y para siempre, serían el Grupo de Barranquilla.
En 1946, publica en México A la boca dels núvols, En la boca de las nubes, una recopilación de cuentos.
Viñas vuelve a Cataluña en el año 1950, dos años antes de morir.

La obra de Vinyes es extensa y abarca toda la primera mitad del siglo XX

Teatro
• El calvari de la vida. El calvario de la vida. (1904)
• Les boires. Las nieblas (1906)
• Al florir els pomers. Al florecer los manzanos (1910)
• Rondalla al clar de lluna. Rondalla al claro de luna (1912)
• Llegenda de boires. Leyenda de nieblas (1926)
• Viatge. Viaje (1927)
• Qui no és amb mi. Quien no está conmigo (1929)
• Peter's bar. (1929)
• La creu del sud. La cruz del sur (1933)
• Fornera, rossor de pa. Panadera, rubor de pan (1934)
• Els qui mai no s'aturen. Los que nunca se detienen (1934)
• Entre dues músiques. Entre dos músicas (1935)
• Li deien germà Congre. Le llamaban hermano Congrio (1935)
• Fum sobre el teulat. Humo sobre el tejado (1939)
• Arran del mar Caribe. Junto al mar Caribe (1944).
• Pescadors d'anguiles. Pescadores de anguilas (1947)
• El bufanúvols. El Sopla-nubes (1952)

Narración
• A la boca dels núvols En la boca de las nubes (1946)
• Entre sambes i bananes. Entre sambas y bananas
• L’ardenta cavalcada. La ardiente cabalgata (1909)

Bibliografía
Memorias, Año 2, N º 3. Uninorte. Barranquilla. Colombia. 2005. Edición Se p e c y al. ISSN 1794-8886 Álvaro Miranda. Universidad del Norte. Colombia
Ramon Vinyes y el teatro (1904-1939). Jordi Lladó i Vilaseca. UAB
Ramon Vinyes. Colección Narrativa, 23 El Albino Prólogo de Jordi Lladó. Edición conmemorativa del 20 aniversario de Ediciones de La Albi. ISBN: 84-89751-09-9. 1 ª Edición: diciembre de 2006

dimecres, 2 de març de 2011

Viejas fiestas para nuevas identidades

El Carnaval de Barranquilla en Barcelona y la experiencia del Museo Etnológico de Barcelona
Josep Fornés y Garcia, enero de 2011
Ponencia inaugural del Tercer Encuentro de Investigadores del Carnaval. Museo de Antropología de la Universidad del Atlántico. Barranquilla 2 de marzo de 2011.

La ciudad es el espacio prodigioso donde todos y todo puede ser visible e invisible a la vez, es el monstruo que nunca duerme, el tiempo dónde el día puede parecer noche y la noche puede parecer día.
Toda ciudad es un conjunto alterable de construcciones tangibles e intangibles donde sólo hay una cosa inmutable: el cambio. Los cambios sociales y culturales que nos toca ahora vivir en las ciudades de Europa, quizás precisamente porque nos tocan muy de cerca y en primera persona, nos parecen tan radicales que a menudo cuando pensamos en la pluriculturalidad lo hacemos como si se tratara de algo nuevo. Pero no hace falta pensar mucho para darnos cuenta que nuestra sociedad contemporánea, como toda sociedad compleja, incorpora internamente una realidad multicultural. Sin ir muy lejos, en casa de cada cual podemos constatar como las transformaciones a qué ha sido sometido el entramado de lazos de alianza, de filiación y consanguinidad que todavía denominamos familia, son dignas de ser consideradas como un elemento en el proceso de cambio social. Pese a las nuevas concepciones del parentesco, la familia sigue jugando un papel importante en la organización económica, política, religiosa y social de nuestras comunidades urbanas. Convendremos, pues, que las nuevas familias no se pueden ignorar a la hora de abordar el fenómeno de la multiculturalidad.
Cuan lejos estamos ya de aquel control estricto de los miembros de más edad de la familia, que imponían su criterio y hábitos a los más jóvenes. La liberalidad actual en el seno de la familia ha comportado la mezcla de hábitos sociales y culturales muy diferentes en los hogares, pero suelen convivir prácticas de uso del tiempo muy diversas. Incluso en la familia más clásica que todavía comparte una misma vivienda, los adolescentes campan hasta la madrugada y siempre hay alguna cama caliente en casa. Los hábitos de convivencia de los niños, de los adultos y de los viejos son lo suficiente diversos, sin que haga falta mencionar aquí los modelos más atrevidos de familia en los cuales la casuística logra los límites más vertiginosos de la creatividad relacional. Hoy en día en muchos países europeos es un hecho legal y socialmente aceptado el matrimonio homosexual. Las libertades públicas empiezan a ir a la par con los derechos civiles de los ciudadanos.
Con todo se construye una nueva percepción de la identidad colectiva, de un "nosotros" que cambia de forma implacable, que se aleja cada vez más del "nosotros" mitificado de generaciones pasadas. Así pues, nos debemos preguntar: cuales son las nuevas identidades en qué deberemos encontrar el "nosotros" del futuro más inmediato? Cuántos sentimientos de pertenencia caben en una sociedad que no ha admitido nunca identidades comunes sino colectivas? Por si fuera poco, la sutil versatilidad con qué se concibe hoy el estatus social hace pensar en la lógica borrosa de la consideración de clase, cuando lo que importa más son los usos sociales emparejados a un nivel elevado de prácticas culturales que no al nivel más o menos elevado del poder adquisitivo de los individuos. Si nunca habría sido bien visto ser pobre, nunca como hoy no ha sido tan mal visto no ser un triunfador. Pregúntenle a un trabajador qué es la “clase media” y les va a responder con ironía.
Hablar hoy de diferencias internas en nuestra sociedad es todavía, y por mucho tiempo, hablar de diferencias de género. Los cambios en las relaciones de género son unos de los que originan la visibilización de los conflictos de inadaptación masculina al cambio de la forma más contundente. La denominada violencia doméstica, violencia machista, empieza a salir del silencio de siempre para ocupar un lugar preeminente en la conciencia colectiva. He aquí que formas diferentes de vivir se encuentran en un mismo espacio y contexto cultural. Estas formas de vivir y entender la relación social cohabitan en nuestra sociedad sin necesidad de tener en consideración la incorporación de otras culturas "ajenas". La sociedad contemporánea es compleja y multicultural en sí misma y está sometida a un cambio constante, por lo cual es también capaz de desarrollar un alto grado de permeabilidad. Las formas de vida urbanas se construyen en el día a día y desde una perspectiva calidoscòpica según sus protagonistas, esto es su categoría de género, estatus o edad, entre otros factores.
El fenómeno de la inmigración no es nuevo en Barcelona, de hecho no es nuevo casi en ninguna parte a estas alturas y con tanto tiempo que hace que el mundo es mundo. La variabilidad con respecto a la intensidad, cantidad o frecuencia de las oleadas migratorias hace percibir de forma diferente este fenómeno, según si éste se concentra más o menos en un espacio y tiempos determinados. El proceso de adaptación de los inmigrados recientes suele empezar en el mismo momento de poner los pies en tierra nueva, pese a lo que, malintencionadamente, se pueda decir. Quien llega quiere lograr el éxito, y lo mejor para conseguirlo es parecerse a quienes ya lo disfrutan.
Pero a quien se parecen quienes mandan? Cómo son y qué suelen hacer los autóctonos que gozan de las ventajas del bienestar?
Llegados en este punto la cosa se complica, puesto que la diversidad en las maneras de hacer y sentir en la sociedad urbana en Europa es inmensa y los modelos son, como mínimo, dudosos. Conceptos como por ejemplo integración, asimilación o mestizaje aparecen borrosos y difíciles de sostener. Las obligaciones “identitarias” de los recién llegados suelen concretarse en respetar el ordenamiento jurídico vigente, en el cumplimiento de los deberes sociales y en respetar y atenerse a las "costumbres" de la sociedad de acogida. Hasta ha habido alguna administración española que ha intentado influir en las formas de vestir y en los hábitos de higiene de los inmigrados, pese a que pocos, excepto alguna peculiar autoridad constitucional del pasado, se atreverían a concretar cómo visten y cómo y cada cuando se lavan los autóctonos.
No hay nada peor que ignorar el problema. Es necesario hacer visibles los conflictos sociales y culturales si los queremos abordar críticamente. Los complejos mecanismos que actúan en la pacificación de la vida en sociedad son de difícil análisis, pero actúan, y por lo tanto hace falta conocerlos.
Para que exista la posibilidad que dos comunidades que cohabitan un mismo espacio puedan convivir, lo primero que deben hacer es conocerse. El conocimiento mutuo es el primer paso para la convivencia y comporta a menudo la derrota de los prejuicios. Pero ver al otro tal y como es, desposeyendo su imagen de estereotipos y estigmas no significa su aceptación. Cuando hablo de hacer aflorar y hacer visibles los conflictos estoy hablando sólo de afrontar el problema, mientras que su solución pasa por el diálogo entre las culturas. Encontrar los rasgos de parecido de unos y otros, reconocer la diferencia como un valor añadido de pluralidad, son ideas fuerza que demasiado a menudo parecen una utopía. Es necesario pues reivindicar y poner en práctica esas terceras vías como instrumentos capaces de resolver los conflictos a fuerza de imaginación y perseverancia. La corporalidad, el hecho de encontrarse, de celebrar todos juntos, vienen a ser en estos casos instrumentos eficaces para la convivencia entre diferentes que se parecen en aquello que tienen de esencial: su humanidad.
Los eventos culturales, la cultura en vivo, y sobretodo la fiesta, son entonces buenos instrumentos para la cohesión social de los diferentes, un tiempo sagrado dónde la communitas se hace perceptible, un espacio liminar dónde están permitidas todas las expresiones de los márgenes y dónde la gente marginal tiene un papel en la sociedad aparente que se recrea. La cultura en vivo es participación, representa la sociedad que la celebra, activa sus dinámicas, pone en cuestión sus normas, pone en evidencia sus conflictos y sus contradicciones. No hay fiesta sin transgresión de cualquier orden, comporta en sí misma un grado de disidencia y, por lo tanto, constituye un ejercicio espontáneo de libertad individual y colectiva.
Siempre me ha gustado pensar que una fiesta es fiesta cuando la gente se la hace suya y la celebra. Siempre he creído que una fiesta es más fiesta cuanto menos se puede controlar desde el poder, quizás por esto a menudo he abordado la gestión de la cultura desde una perspectiva comunitaria, generando procesos, echando la piedra y escondiendo la mano, hablando siempre en primera persona del plural, dejando que al fin y al cabo todo se asemeje cuanto más mejor a una obra colectiva en la que los protagonismos son mínimos y siempre compartidos.
En tiempo de fiesta se desdibujan las categorías, y eso permite una relación más humana, lo cual facilita un espacio de pacificación entre semejantes y, por lo tanto, un buen momento para abordar la pacificación de conflictos, o como mínimo facilita la tolerancia. El tiempo de fiesta ha sido a menudo tiempo de tregua, tiempo de buscar pareja y de reconciliación entre parientes; por qué no entenderlo también como un tiempo propicio para abordar conflictos entre comunidades diferentes?
Los rituales ponen en evidencia las tensiones entre las normas sociales y las emociones de la gente. Su contenido psíquico es el que le confiere valor transformador. Es por este motivo que las fiestas son momentos de permeabilidad. Por eso es por lo que nos debe preocupar pensar bien un nuevo discurso ritual para la fiesta y para toda construcción cultural, un discurso contemporáneo que sea capaz de hacer frente a los retos que tiene planteados nuestra sociedad compleja. Un discurso que no estigmatice la diferencia, que no folklorice las culturas de los forasteros, sino que se aproxime a ellas con naturalidad. Una oferta de actividades culturales que no fragmente excesivamente la oferta en función de un público forzadamente atomizado, y que, por el contrario, busque la mezcla de públicos y favorezca su accesibilidad en un saludable ejercicio de democracia cultural. Propuestas que favorezcan el diálogo entre culturas, tanto con respecto a franjas de edad como etnias, cultos u orientaciones sexuales. Una oferta dirigida a las viejas y a las nuevas familias, una oferta participativa que contemple con valentía la opción de la enmienda a la totalidad, integrando en su concepción sus destinatarios. Una acción cultural que programe propuestas culturales contemporáneas de los lugares de origen de los inmigrados, presentadas con la máxima dignidad, puesto que el diálogo cultural sólo se puede producir con el conocimiento mutuo, prestigiando la propia cultura minoritaria entre los inmigrados y dándola a conocer a los autóctonos con la dignidad que merece toda construcción simbólica humana.
La construcción de las nuevas identidades culturales será atractiva y llevadera si favorecemos la participación activa de las nuevas minorías en los proyectos culturales, integrándolas en la toma de decisiones. Irá bien no olvidar nunca que no hay diversidad sin identidades e irá mejor aceptar que la construcción de nuestra identidad autóctona también ha sido y es heterogénea y que tanto uele a vino como a cerveza, y tanto sabe a arepa como sabe a pan.
La presentación de los símbolos, de los rituales y de los mitos desde una perspectiva abierta e integradora, hace posible la identificación simbólica, hace de nexo de unión y refuerza el sentimiento de pertenencia a un mismo grupo humano, sobre todo en el caso de los niños. La creación de una misma memoria colectiva desde una realidad caleidoscópica como es la que se presenta en el Carnaval, puede favorecer el prestigio de la diversidad cultural como confluencia de identidades mestizas y valiosas, a la vez que facilita la identificación con la comunidad que se recrea y se reinterpreta día a día.
Las tradiciones se inventan, como todo en la cultura de los humanos, y su significado se adapta a la realidad de cada episodio de la pequeña historia de la gente. Esto me lleva a pensar que puede existir también la posibilidad de generalizar esta resemantización, repensar, recrear un nuevo espacio simbólico y ritual común que haga posible la construcción de nuevas identificaciones, aquello que denominaremos, sin entrar en contradicción, las nuevas tradiciones. Los nuevos rituales, igual que los nuevos mitos, son un hecho actual. Los nuevos ceremoniales llenan el espacio comunicativo. Su significado trasciende de mucho lo que son en verdad: un gran ejercicio de imaginación colectiva.
La cultura de las personas forma parte del dominio de los símbolos, de aquello que, por un acuerdo implícito, compartido por una buena cantidad de gente, se transforma en una memoria colectiva. Pero de memorias y de olvidos está llena la historia de los pueblos. La construcción del concepto que cada pueblo tiene de sí mismo es un proceso de toma y daca entre la Pequeña Tradición del día a día de la gente sencilla y la Gran Tradición de quienes detentan el poder. La tradición popular frente a la tradición académica, el mito frente a la ciencia, la leyenda frente a la historia oficial, el canto popular ante el himno.
Pero la Pequeña Tradición a menudo no es tan pequeña como algunos querrían, es un patrimonio modesto que deviene molesto para quienes mandan, porque habla con voz clara, amable, pero sin tapujos: "diciendo las verdades" en cada verso, en cada estrofa, en cada cumbia, convirtiendo cada reivindicación en una fiesta.
Actualmente las relaciones entre el poder y la gente parecen pasar por un momento difícil en el norte de África y en las democracias europeas, y alguna vez han comportado sustos como el aumento del populismo, del neofascismo o del islamismo radical. Se ha generalizado lo que se denomina las "solidaridades blandas", las que exigen poco compromiso. Aun así se hacen notar más los movimientos alternativos a la actual organización de los sistemas de poder.
Pese a este panorama, cuando vas por el mundo te das cuenta que, vayas dónde vayas, la gente humilde se parece mucho más a tu propia gente que a los poderosos. He aquí la grandeza universal de la dimensión pequeña: allá dónde hay gente sencilla te sientes como en casa. Pese a los conflictos, pese al poder de los medios de comunicación, pese a la propaganda, las nuevas identidades culturales las acaba construyendo la gente.
Aquello que la gente somos capaces de imaginar colectivamente es muy valioso. La Cultura es una construcción simbólica de los humanos. Comemos, cantamos y nos emocionamos siguiendo pautas aprendidas en familia, en grupo, en sociedad. Hoy como ayer inventamos tradiciones, creemos en mitos y construimos nuevas leyendas. Hoy, igual que ayer, seguimos lanzando a los cuatro vientos las nuevas fábulas, y lo hacemos también por internet. En las ciudades también hay cuentos que los jóvenes narran como historias ciertas al salir del instituto.
La cultura de la sociedad compleja iguala aquello que antaño habíamos llamado rural de aquello que antes llamábamos urbano. La gente somos la misma gente en Barranquilla que en Cartagena, la misma en Barcelona que en Sevilla, la misma en Damasco que en Marraquech.
Tenemos mitos en común de color azul y grana o rojiblanco. Llenamos juntos la calle en fiestas, pasamos todos juntos el mismo calor, cuando lo hace, y sufrimos juntos la crisis que toca en cada tiempo, sobre todo si somos gente trabajadora.
Hace años que en mi ciudad de Barcelona, desde el Museo Etnológico que dirijo, conspiramos juntos con la gente que organiza la Fiesta Mayor del barrio barcelonés de Gracia por salvaguardar la parte más tangible de un mito: los adornos y decorados de una fiesta barcelonesa declarada Fiesta Tradicional de Interés Nacional de Cataluña. Hace años también que conspiramos juntos con los barranquilleros y barranquilleras de Barcelona que construyen cada año una espléndida recreación de su Carnaval, luciéndolo y gozándolo en la Rúa, el gran desfile del Carnaval de Barcelona, compartiéndolo con orgullo con los catalanes más cumbiamberos.
¿Quien dijo que el patrimonio era cosa de artistas e ilustrados? Los museos del siglo XXI apostamos por un concepto próximo de la cultura, por un retorno de valores a los protagonistas creadores de los mitos cotidianos.
No fué porque sí que la conferencia 2010 del Consejo Internacional de los Museos, celebrada en noviembre en Shangai, eligiera como tema central “el papel de los museos como motores de la armonia social”. Cuando hablamos del patrimonio festivo también estamos hablando de armonia.
Una flor de papel pintado no se conserva mucho tiempo entre cables, luces, cajas y demás trastos de fiesta. Un vestido de reina, de garabato o de farota tampoco dura mucho en el ropero de casa. Los locales sociales de las asociaciones, a menudo precarios, no reunen las condiciones idóneas de temperatura constante o de humedad relativa para la conservación de materiales cuya vida no se pretendió eterna. El decorado de la fiesta es un patrimonio tan efímero como lo puede ser una aquarela, pero significa muchas emociones colectivas que hacía falta preservar.
Cada año las vecinas creadoras de las artesanías efímeras, y también sus compañeros hombres, reservan algunos detalles del “adorno”, para que pasen a ser “una pieza de museo”. El Museo conserva, estudia y divulga este patrimonio festivo del mismo modo que lo hace con los otros tesoros que custodia.
Los tesoros de un museo de Antropología sobrepasan el concepto artístico o histórico. Los materiales etnográficos son elementos que contienen una información muy diversa y valiosa: el rastro de la historia de la vida cotidiana, los rastros de la memoria de aquellos hechos que el pueblo eleva a la categoría de acontecimiento, los elementos rituales, los instrumentos para las prácticas rituales, los sortilegios mágicos.
Los objetos etnográficos son herramientas de trabajo, indumentarias de fiesta, boleadoras, mates, amuletos, relicarios, imágenes de los antepasados, santos, dioses, capazos o cestas, y un montón de otras maravillas como hadas de cartón, enanitos de papel, vampiros, duendes o cortinas de agua fabricadas a mano con botellas de plástico y pintadas con lentejuelas de purpurina.
No es nueva en el Museo Etnológico de Barcelona esta museología. En los años cuarenta del siglo pasado ya había en el museo quien trabajaba en la recolección de materiales festivos.
Ramon Violant, Joan Amades, August Panyella, Zeferina Amil, Apel•les Mestres, y otros muchos etnólogos trabajaron para el antiguo museo en la recolección y el estudio de piezas tan interesantes como las máscaras del Carnaval, las “fallas” o antorchas de San Juan, los juguetes, los vestidos de novia y de fiesta, las “gralles”, los “sacs de gemecs” o gaitas, los “flabiols” o flautas, las castañuelas, los panderos, tambores y un etcétera que constituye la colección más importante de patrimonio etnológico inventariada y documentada a nivel nacional en Catalunya.
Hoy como ayer, el museo también documenta la fiesta popular, en vivo y en directo, y lo hace captando las imágenes de los procesos de trabajo de creación colectiva que han hecho posible la transformación de la calle en un espacio de vida en común durante un tiempo tan extraordinario como efímero.
Estos documentos fotográficos y audiovisuales tienen una mirada etnográfica e incrementan constantemente el fondo del Archivo de Imágenes del museo, que contiene más de cincuenta-mil, obtenidas durante más de sesenta años de trabajo de campo de varias generaciones de investigadores catalanes que han observado y estudiado culturas por todo del mundo.
La comparación de materiales y de imágenes tan diversos hace más interesante el trabajo científico porque hace posibles interpretaciones más complejas y fundamentadas.
La acumulación del conocimiento para el estudio de los expertos y de los especialistas es una de las funciones del museo, como también lo es la divulgación de este conocimiento y el compartir las experiencias aprendidas, poniéndolas en contraste y en contacto.
Un ejemplo de esto ha sido la colaboración del museo con la fiesta de “la Patum”, fiesta capital de la ciudad de Berga, cuna de Ramón Viñes, que, junto con el Misterio de Elx (Elche-Valencia), constituyen las únicas Obras cumbre del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad que la UNESCO ha declarado y proclamado como tales en los Países Catalanes.
El museo ha aportado a la Patum de este año imágenes inéditas de la década de 1940 de su propio fondo documental. Pero también ha hecho posible el encuentro entre esta fiesta catalana con la fiesta caribeña patrimonio de los humanos: nuestro querido Carnaval de Barranquilla, y ha acercado culturas y gente en aquello que comparten, que no es otra cosa que su propia humanidad y gusto por la fiesta.
El 17 de octubre del año 2003 la UNESCO proclamaba solemnemente la Convención para la Salvaguarda del Patrimonio Inmaterial. El mismo año declaraba Obra cumbre del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad el Carnaval de Barranquilla y la fiesta de la Patum de Berga.
La Convención de la UNESCO considera “la importancia que tiene el patrimonio cultural inmaterial, crisol de diversidad cultural y garantía del desarrollo sostenible.” Reconoce también que “los procesos de mundialización y de transformación social por una parte crean las condiciones propicias para un diálogo renovado entre las comunidades pero por otra parte también comportan, como los fenómenos de intolerancia, un grave riesgo de deterioro, desaparición y destrucción del patrimonio cultural inmaterial, debido en particular a la carencia de recursos para su salvaguarda.”
Hace falta destacar el hecho que este organismo de las Naciones Unidas se fijara en dos ejemplos de patrimonio etnológico intangible dónde el protagonismo es de la gente, de personas anónimas que muestran sin complejos su capacidad común de crear artesanías efímeras, dónde la música y la danza tradicionales se muestran a pie de calle, donde el trabajo y la ilusión desdibujan las categorías sociales. Aquel mismo año la candidatura de un arte tan valorado como el flamenco tuvo que esperar a una ocasión más propicia, ocasión que llegó en 2010 conjuntamente con otro fenómeno festivo típico de Catalunya: los Castellers, las torres humanas.
En la Arenosa, los estudiosos del Carnaval afirman:
“El Carnaval de Barranquilla es la fiesta de uno de los centros urbanos más importantes de la región del Caribe colombiano. Es una fiesta viva que se ha ido transformando según la historia social de Barranquilla del mismo Caribe y de América Latina. La condición de la ciudad como receptora de expresiones culturales de diferentes lugares del Caribe, permite encontrar hoy indicios de los diferentes periodos históricos de la región, vestigios de la etapa prehispánica, colonial, republicana, moderna y contemporánea.”
También en Barcelona el Carnaval de Barranquilla es una fiesta viva que transforma la historia social de Barcelona. La Asociación Grupo Cultural Barranquilla en Barcelona, con Doris López Mizuno al frente, lleva camino de dos décadas reuniendo a los colombianos de Barcelona en una experiencia extraordinaria: mostrar su propia cultura a la gente de Cataluña, España y Europa.
La Asociación se presenta a sí misma de esta manera:
“Somos la Asociación Cultural que aglutina a la gran mayoría de Barranquilleros, Costeños y Cachacos Costeñizados , residentes en Barcelona y que a través de actividades culturales, de Interculturización, Cívicas y de integración, nos reencontramos con lo nuestro, damos a conocer la enorme riqueza cultural e intelectual y contribuimos al reconocimiento internacional que tiene Barranquilla y extendemos su “esencia ñera de vivir la vida” además nuestros grandes valores como ciudadanos. Los Barranquilleros, de nacimiento o de corazón, somos Colombianos, hijos del Mar Caribe, ese mar que nos baña en mas de 1600 kilómetros de playa y nos aporta el jubilo existencial y la extroversión, rasgos derivados de la luz de nuestra región y la hermosura de nuestro azul caribe. Somos Caribeños, nos apetece el dialogo, gozamos con la compañía, necesitamos de la brisa de mar, compartimos ilusiones, entusiasmos, experiencias, sueños y preocupaciones, llevamos el sello indeleble de alegría, el folklore, la espontaneidad y ganas de vivir, que nos distingue como Gente Creadora y de gran Talante Cultural en nuestra Colombia. Así somos los Barranquilleros, en Barranquilla, en Barcelona, en Nueva York y en cualquier parte del mundo. Si te interesa ser parte del Grupo Cultural Barranquilla en Barcelona, ya sea para bailar al son de tambores o para con tu compañía sacarnos una sonrisa escríbenos un correo a info@barranquillaenbarcelona.es .”
Como ejemplo de ello la asociación presenta el Carnaval en el Museo Etnológico de Barcelona:
“Al ritmo de los Gaiteros de San Jacinto el pasado sábado 11 de diciembre se celebró en el Museo Etnológico de Barcelona el Lanzamiento del Carnaval de Barranquilla en Barcelona 2011. Durante la ceremonia fue presentada ante el público asistente la Reina del Carnaval de Barranquilla en Barcelona 2011, Rosa María García Fernández, el Rey Momo, Diógenes Bastidas Morales y la Reina Infantil Valentina Caicedo Santamaría. Como reconocimiento a su apoyo y pasión por el Carnaval de Barranquilla se eligió como Mariscal del Carnaval a Joan Manuel V. Parisi, Gerente Secretariado de Entidades, Sants, Hostafrancs i la Bordeta, quien acompañará a la comparsa del Carnaval de Barranquilla en Barcelona en su desfile durante la Rúa del Carnaval 2011. Al finalizar la ceremonia todos los presentes bailaron y gozaron del concierto de los Gaiteros de San Jacinto quienes también disfrutaron de una tarde inolvidable.”
Presenta a la Reina del Carnaval de esta manera:
“La Reina del Carnaval de Barranquilla en Barcelona 2011 es Rosa María García Fernández, una encantadora y extrovertida barranquillera radicada en Barcelona, Cataluña, España. Adelantó estudios de Comunicación Social en la Universidad de Antioquia y es Técnica en Informática del SENA. Sus padres, Doris Fernández y Jorge García y sus hermanos, Oscar que vive en Barranquilla y Claudia en Barcelona, son carnavaleros a morir. Por sus venas también corre sangre europea ya que su abuelo es de Almanza, provincia de León, España. Su primera meta, contagiar de nuestra alegría carnavalera a cuanto europeo se atraviese durante su reinado e invitarlos a conocer nuestro Carnaval pero sobre todo esa cálida y hermosa ciudad llamada Barranquilla. Rosa María es rumbera, alegre, solidaria y esta vinculada al Carnaval de Barranquilla en Barcelona desde hace dos años. Para ella el carnaval “es la máxima expresión de la alegría y libertad del pueblo costeño colombiano; es una gozadera”. El Carnaval de Barranquilla en Barcelona promocionará durante la temporada 2011 la temática “Son de Negros, tres culturas un solo carnaval”, rindiendo así un gran homenaje a la cultura autóctona del caribe colombiano.”
Presenta al Rey Momo del Carnaval de Barranquilla en Barcelona con estas palabras en su web:
“Diógenes Bastidas Morales, Rey Momo 2011 en Barcelona. Descendiente de carnavaleros, por su sangre corren gaitas, tambores y mucha Cumbia. Es Ingeniero de Sistemas de la Fundación Universitaria San Martín y actualmente trabaja como Informático en una prestigiosa empresa española. Alegre, parrandero, carismático y siempre sonriéndole a la vida Diógenes es un hijo agradecido y orgulloso de su folclor, heredó de sus ascendientes el amor por el carnaval; su padre Diógenes Bastidas Jalk tocaba la tambora en un grupo de millo y su madre Ruby Morales Calderón fue integrante de la cumbiamba La Arenosa. Participó con ellos en la conformación y fundación de la Danza Juvenil Garabato Caribeño, ganadores de tres Congos de Oro, una Marimonda de Oro y otras menciones. Desde los diez años ha participado en compañía de sus hermanos Jair y Martha como integrantes de la cumbiamba El Gallo Giro, una de las agrupaciones más representativas de Barranquilla. “Es una ilusión hecha realidad y un gran compromiso como Barranquillero”, con esta frase resume lo que sintió al enterarse de su designación como Rey Momo 2011 del Carnaval de Barranquilla en Barcelona. Entre sus metas, “transmitir a toda la comunidad europea la alegría y el sabor de las danzas, cumbias y comparsas del caribe colombiano”.
A la Reina Infantil del Carnaval le dedican esta presentación:
“Valentina Caicedo Santamaría es la Reina Infantil del Carnaval de Barranquilla en Barcelona 2011. Cursa quinto de primaria en el Colegio Can Cladellas de Palau-Solità i Plegamans, población ubicada en las cercanías de Barcelona. Tiene dos hermanas, Maritxell y María del Mar y desde muy pequeña le encanta bailar diferentes ritmos musicales, pero sin duda su preferido es la Cumbia. A sus diez años se destaca por ser la única latina y mejor bailarina del grupo de sevillanas al que pertenece en su colegio. Para ella ser Reina del Carnaval Infantil significa ser la encargada de sembrar el amor y la pasión por el Carnaval de Barranquilla en los niños europeos, descendientes de colombianos, quienes en un futuro serán quienes difundan y conserven nuestras tradiciones en el viejo continente.”
Conclusión
El Museo Etnológico de Barcelona ha incorporado desde el primer momento a la asociación entre los miembros de su propia asociación de amigos del museo. Hasta tal punto existe complicidad, que la asociación celebra sus presentaciones en la sede del museo, considerándola como su propia sede. Esta práctica del museo trasciende las disciplinas y se aplica de forma eficaz y próxima a la sociedad más inmediata, porque implica de forma activa a los protagonistas de la cultura, transforma de forma pequeña y concreta realidades dinámicas y bien cargadas de símbolos, potencia valores a la escala más próxima, pequeña, modesta, humana.
En los barrios de Barcelona, como en todos los barrios del mundo donde hay buena gente, pasan a menudo estas cosas. Cada tarde que las mujeres y los hombres bajan de casa y se reunen en el local social para imaginar cómo será el vestido de la comparsa del Carnaval, o el adorno de la fiesta de la calle del barrio. A cada corte de tijera, a cada golpe de martillo se construye algo más que una ilusión. Se trata de crear y conservar el más preciado de los patrimonios: la Cultura de la Gente.