Total de visualitzacions de pàgina:

dijous, 26 de maig de 2011

La recepta: Mandonguilles amb sípia

Aquesta recepta de cuina tradicional catalana de mar i de muntanya és un plat contundent genuinament mediterrani. Els plats de sípia estofada es coneixien ja a l'antiguitat clàssica. Grecs i romans eren mestres en l'elaboració de plats especiats i sucosos. La cuina medieval catalana també va mantenir el refinament i l'excel·lència a taula.

Ingredients per a quatre persones:
Dues sípies mitjanes
250 grams de carn picada de porc
250 grams de carn picada de vedella
Molla de pa
Llet de vaca
Dos ous de gallina
Una ceba grossa
Dos tomàquets madurs
Oli d’oliva verge extra d’olives arbequines
Sal de mar
Pebre negre
Brou de peix
Farina de blat

Preparació:
Es pica la carn de porc (panxeta i llom) i la carn de vedella (falda). En un bol es remullen dues llesques de pa en mig got de llet. En el mateix recipient es baten dos ous i s’hi tiren les carns picades i un polsim de pebre i sal. Es mescla tot amassant amb les mans fins que en quedi una pasta homogènia. Amb aquesta pasta es fan pilotetes (mandonguilles) que s’enfarinen i es fregeixen en l’oli calent en una paella. Es ratllen la ceba i el tomàquet i es sofregeixen en el mateix oli de fregir les mandonguilles.
En una cassola de ferro colat es fregeix la sípia tallada a daus. S’aprofita bé la bossa de la salsa espessa de color marró que tenen les sípies quan són fresques. Es para compte de no passar-se amb la sal, perquè la sípia és ja prou gustosa.
En una olleta es prepara un brou de peix amb el cap i les espines d’un corball. En la cassola de ferro es barreja llavors el sofregit ben confitat, el brou, les mandonguilles i la sípia.
Es deixa coure a foc lent durant vint minuts fins que la salsa quedi ben espessa.
S’acompanya amb un vi negre Denominació d’Origen Montsant criança 2003 del Celler Cooperatiu del Masroig (Priorat) a una temperatura de 10ºC

dilluns, 9 de maig de 2011

Exposición sobre el patrimonio festivo en Barcelona: "La Patum y otros patrimonios"

Los Países Catalanes son tierra de fiestas y de festeros. Algunas fiestas y tradiciones catalanas como la Patum de Berga, el Misteri de Elche, el Cant de la Sibila de Mallorca, el Flamenco de los gitanos catalanes y los Castells, las torres humanas, son ya patrimonio de toda la Humanidad. Pero hay aspectos de este patrimonio intangible que merecen una mirada íntima, una perspectiva interna para entender mejor su dinámica. En esta tierra pasan a menudo estas cosas, cada tarde que las mujeres y los hombres bajan de casa y se encuentran el local de la comisión de fiestas para imaginar cómo serán las guirnaldas y las luminarias. A cada corte de tijera, a cada golpe de martillo se construye algo más que una ilusión. Detrás de estos prodigios hay un patrimonio que hay que valorar. El Museo Etnológico de Barcelona ha documentado las fiestas y a la gente que las construye, en vivo y en directo, y lo ha hecho captando las imágenes de los procesos de trabajo o de creación colectiva en un espacio y durante un tiempo tan extraordinarios como efímeros. Esta práctica trasciende las disciplinas y se aplica de forma eficaz y cercana a la sociedad más inmediata, porque implica de forma activa a los protagonistas de la cultura, transforma de forma pequeña y concreta realidades dinámicas y cargadas de símbolos, potencia valores escala más cercana, pequeña, modesta, humana. Esta exposición propone un itinerario objetual y conceptual de la mano de la gente que hace las fiestas, los otros patrimonios. La presentación tendrá lugar en el Museo Etnológico de Barcelona el domingo 29 de mayo a las 12 horas del mediodía.

divendres, 6 de maig de 2011

Primavera

Turonet de vores verdes
que bressoles el Masroig
quin goig fas quan et despertes
un matí d’abril boirós.
Pel camí de dalt la Coma
lentament puja un tractor,
vorejant bosc i marjades
puja un home cap al tros.
Timoneda, ruda i mata,
ginestera i romaní
frec a frec són amb la vinya,
terra aspra i aspre el vi.
A migdia, l’argelaga
que grogueja en la verdor,
a qui passa l’afalaga
tot i sa poqueta olor.
Vermellor de sòl d’argila,
que ara té bona saó,
al capvespre el sol rutila
en un cel de mil colors.
I un immens esquitx d’estrelles
s’apodera de la nit,
pampallugues enciseres
que omplen un cel infinit.

dimecres, 4 de maig de 2011

Bacalao "a la llauna"

El bacalao salado se conoce desde muy antiguo en la cocina catalana. Un pescado que podía llegar tierra adentro en condiciones óptimas para el consumo, lejos de la costa. Pero la receta que presento es barcelonesa y, por tanto, de cerca del mar. En las "cases de sisos" y los mesones de la capital de Cataluña, quienes venían de fuera de la ciudad encontraban un plato caliente siempre a punto: el bacalao "a la llauna". La receta incorpora el llamado "pimentón", una especie americana resultado de moler la ñora seca, que pretendía sustituir laantigua pimienta negra o "prebe bo" como todavía se llama en Mallorca, que llegaba desde muy antiguo de Oriente por la Ruta de las Especias.
Ingredientes para uno que quiere quedar bien harto:
Un morro de bacalao salado
Una cucharadita de pimentón
2 ajos tiernos
Aceite de oliva arbequina virgen extra del Baix Priorat DO. Siurana-Garrigues
Un chorro de vinagre de vino tinto de garnacha DO. Montsant
Preparación:
Se pone en remojo el bacalao salado en una fuente llena de agua que se irá cambiando cada 6 horas durante dos días.
Una vez el bacalao esté al punto de sal, se reboza en harina y se fríe, bien dorado, en una sartén de hierro en aceite hirviendo, abundante.
Se retira el bacalao del fuego una vez bien doradito y se presenta en una bandeja. En el mismo aceite se fríen los ajos tiernos a rodajas. Una vez dorados se añade el pimentón y el chorro de vinagre. Se retira del fuego y se vierte la salsa resultante sobre el bacalao.
Se acompaña con un vino tinto de garnacha DO. Montsant

Sant Ponç


Al carrer de l’Hospital
hi ha un racó que m’enamora
on la llum frega suau
camamilla i ruda alhora.

Raig de llum, solet de maig,
que beses la farigola
entra ja pel finestral
i porta la olor de fora.

Regalèssia i codonyat,
sàlvia, arrop i tarongina,
romaní, menta, sidral
i bresca de la mel fina.

Sol de maig aquí al Raval,
que al tardet tot ho il·lumines,
has portat amb el firal
tot l’aroma d’englantines